Escapa del reportaje de comunión al uso

 

Aunque en Valencia el mes de marzo es conocido por las fallas, hoy voy a hablar de los reportajes de primera comunión.

 

A diferencia de la fotografía de boda, protagonizada cada vez más por novios con ganas de reportajes denominados alternativos, en los reportajes de primera comunión, la tónica dominante siguen siendo los reportajes de corte clásico. Hasta el punto que de que no hay mucha diferencia entre un reportaje de la generación de los 80 y un reportaje de la generación de los 2000.

 

La idea de este post es animaros a sacar el máximo partido posible a los reportajes de primera comunión.

Reportaje primera comunión. Jake Go Studio. Fotógrafo. Pego

Tres ideas básicas

1. Lo primero y principal es preguntarle al protagonista ¿Qué es lo que le gusta? ¿Lugar favorito? ¿Aficiones? Todas estas cuestiones, que parecen muy obvias no siempre se hacen y ayudarán a personalizar tu book.

 

2. Como diría Manquiña: Lo importante es el concepto. El shooting de primera comunión no tiene que limitarse a que tu hijo aparezca vestido con el traje tradicional. En el caso de Mireia nos planteamos la sesión como un reportaje vintage. Tomamos las fotografías en un caserío centenario y aprovechamos el decorado y útiles de la casa como atrezzo. El resultado: un viaje al pasado. 

Fotografía de primera comunión. Jake Go Studio. Fotógrafo. Pego. Alicante

3. No olvides tu sentido del humor.  Y si no, que se lo digan a los padres de Rubén. Usaron la primera comunión de su hijo como una excusa para un reportaje en familia. En lugar de tomárselo como si fueran modelos profesionales, se lo tomaron como lo que son, una familia muy divertida. 

Fotografía de comunión. Jake Go Studio. Pego. Alicante.

Está claro que, sin ánimos de caer en tópicos, cada persona es un mundo, pero de lo que sí estoy seguro es que con buen humor y planificación, las sesiones de fotos saben mejor, incluidas las de primera comunión.

 

Jake.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0