Tips para las sesiones de fotografía con niños

Una de las cosas que aprendí gracias a las sesiones de navidad fue trabajar con niños.

 

Si sigues leyendo después de la fotografía te explicaré las conclusiones a las que llegué después de varias semanas de trabajo.

Fotografía niños. Set habitación navideña. Jake Go Studio. Fotógrafo. Fotògraf. Pego. Alicante.

Trabajar con niños es una experiencia divertida que suele tener resultados que te sacan una lagrimilla, pero, antes de cada una de esas fotos que te hacen exclamar ¡Ay que mono! Suele haber un trabajo detrás que no siempre es fácil. Sobre todo si no se sabe como afrontar. 

 

Cuando se contrata una sesión para niños, uno de los errores básicos, tanto de fotógrafos principiantes como de los padres, es pretender llegar y besar el santo. Eso no siempre es posible.

 

Cuando hablamos de bebés la cosa suele ser un poco más sencilla, porque los niños de pocas semanas no son plenamente conscientes de lo que pasa a su alrededor, son fáciles de manejar (en el sentido más literal de la palabra) y suelen ser tan bonitos que, incluso dormidos, se te cae la baba cuando los fotografías.

 

Ahora bien, cuando empiezan a caminar y a hablar, la cosa cambia. 

Fotografía de familia. Hermanos. Set tipi. Jake Go Studio. Fotógrafo. Fotògraf. Pego. Alicante.

¿Qué pasa cuando el niño ya es demasiado mayor para quedarse quieto en una posición fija a nuestro antojo pero es demasiado pequeño para entender la frase "Por favor, para, mira a cámara y sonríe"?

 

Los padres acuden al estudio con la mejor ropa de sus peques. Los infantes van recién duchados y con su mejor peinado, pero al llegar ¡Sorpresa! No quieren colaborar. Esto pasa... mucho. 

 

Cuando llevas a tu hijo a una sesión de fotos puede ser que esté nervioso o tenga miedo. No conoce ni al fotógrafo ni el estudio. Está en un lugar extraño, frente a una persona extraña que, por si fuera poco, tiene algo muy raro delante de la cara ¡Yo también tendría miedo!

 

Puede suceder también, que tenga un mal día, a todos nos pasa, o que, simplemente le apetezca jugar y que hacerse fotografías no sea su prioridad. Bad luck!

 

Si, ante estas dos situaciones, tú reacción es entrar corriendo en el estudio y empezar a disparar desde ya, lo más probable es que el modelo se ponga más nervioso aun y quiera colaborar menos. 

 

Esto hará que los bienintencionados papás también se pongan nervioso y, convencidos, de que en fondo, su hijo es el ser más gracioso y riquiño (palabra gallega) del planeta, se pongan a hacer todo tipo de aspavientos para sacar la mejor sonrisa de la personita que hay ante la cámara. 

 

Eso tampoco funciona. Si hay algo parecido a una máquina de movimiento perpetuo, eso es un niño y su reacción será "si mamá y papá se ponen a hacer el burro, yo también". 

 

¿Qué hacer ante todo esto?

 

Muy fácil.

 

Paciencia.

Fotografía niños. Fotografía Bebé. Set Luna. Jake Go Studio. Fotógrafo. Fotògraf. Pego. Alicante.
No adivinaríais lo que costó hacer esta foto.

A continuación detallo los pasos que componen mi rutina para fotografiar niños.

 

1. Habla con el niño o la niña antes de de entrar en el set. Se amable. 

2. Invita al niño a entrar en el set. Que no entre arrastrado o arrastrada por sus padres y mucho menos por ti.

3. Una vez dentro dale 10-15 minutos para jugar, para que se familiarice con el entorno y le pierda el miedo.

4. Los padres deben situarse detrás del fotógrafo. Con esto conseguirás que miren con más facilidad a cámara.

5. No habléis todos a la vez o el niño se mareará. 

6. Ten siempre a mano un móvil con un vídeo de Peppa Pig. Esa serie obra milagros. 

7. Camufla algo que le llame la atención en el set si quieres que mire hacia un punto determinado. 

 

Desde que sigo esas pautas mis sesiones han mejorado de forma exponencial, me canso menos y los padres no se estresan. Implementa esos siete puntos en tu rutina y notaras la diferencia, pero, sobre todo, recuerda: con niños paciencia. Paciencia... y Peppa Pig

 

Jake. 


Escribir comentario

Comentarios: 0